• Pio Endurance
  • Pio Endurance
  • Pio Endurance
  • Pio Endurance
  • Pio Endurance
  • Pio Endurance
 
En los Emiratos Árabes Unidos los caballos son tanto un negocio como una pasión

En los Emiratos Árabes Unidos los caballos son tanto un negocio como una pasión

Photo

Jueves 10 de mayo de 2012 08:17, Reuters, Dubái

Dubái se ha convertido en el centro de negocios del mundo hípico con una Copa Mundial a la que este año asistieron 65.000 espectadores (REUTERS).

Cuando las finanzas de la estancia familiar de Pio Olascoaga Amaya se vieron afectadas por una crisis económica en Uruguay, este encontró salvación al otro lado del mundo: en la industria hípica de Dubái.

Olascoaga llevó a uno de sus caballos a probar suerte en una carrera de enduro en España. Luego de que el caballo finalizara tercero pudo venderlo a un entrenador al servicio del Jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, mandatario de Dubái y un entusiasta patrocinador, propietario y jinete de caballos.

Esto llevó a Olascoaga a entablar relaciones comerciales con Dubái y hoy en día, diez años más tarde y a los 31 años de edad, ayuda a manejar un negocio familiar de venta de caballos pura sangre árabe criados en Uruguay a los Emiratos Árabes. Oficia de agente para otras estancias en Uruguay así como para la propia, que cuenta con 600 caballos.

“Si vendo un caballo en Uruguay por, digamos, un promedio de $ 20.000, aquí lo podés vender por un mínimo de $ 40.000” manifestó. El margen de ganancia hace que valga la pena pagar los $10.000 del traslado del caballo en avión de Uruguay a Dubái en un vuelo de más de 17 horas.

“Aquí en los Emiratos Árabes está la fórmula uno hípica. Precisan caballos todo el tiempo, y de todo el mundo,” dijo Olascoaga luego de una presentación ante propietarios saudíes en una feria de caballos árabes en Dubái.

En tanto florecen las economías del Golfo rico en petróleo, los pasatiempos de la acaudalada población local tienden a volverse un gran negocio – y en ningún otro campo es eso más cierto que en el de los caballos, una pasión tradicional en la zona de las tribus beduinas.

Dubái, con su gran industria turística y su red de conexiones de transporte internacional, se ha vuelto el centro del negocio hípico en la región. La industria recibió un golpe en 2009-2010 cuando Dubái se vio forzado a comenzar una reestructura de miles de millones de dólares de deudas corporativas, pero desde ese entonces se ha recuperado junto con la economía local; la carrera de la Copa Mundial de Dubái, lanzada en 1996, atrajo a 65.000 espectadores este año.

“Es algo muy importante para Dubái, para el turismo,” dijo Saeed H. Al-Tayer, presidente del Grupo Meydan que opera el opulento hipódromo donde se lleva a cabo la Copa Mundial. Expresó que el hipódromo tiene capacidad para 85.000 personas, pero que de ser necesario esta podría ser ampliada a 120.000 en el futuro.

Los Emiratos Árabes son famosos por las carreras de enduro a través del desierto de los “bebedores de viento”, como los nativos llaman a veces a los caballos árabes. En los meses más frescos, entre octubre y marzo, se realizan alrededor de 50 carreras de entre 80 y 240 kilómetros (50-150 millas); los jinetes usan pañuelos para proteger sus rostros del polvo que levantan docenas de vehículos que acompañan la carrera para proveer de agua.

Según datos de la Federación Ecuestre Internacional, la Federación Ecuestre de los Emiratos tiene alrededor de 2.000 caballos de enduro activos y 87 haras de caballos de carrera registrados comparados con 800 en Francia, un país donde las cabalgatas de larga distancia también son populares y que tiene una población ocho veces mayor.

Dubái es también una potencia mundial en carreras planas; su Copa Mundial que se lleva a cabo todos los años en marzo es la carrera más rica del mundo con un premio de $10 millones. Durante 2010 las carreras planas promedio en los Emiratos pagaron € 100.073 ($130.000) en premios, el nivel más alto en el mundo según la Federación Internacional de Autoridades de Carreras de Caballos.

Aún los saltos de exhibición, que llamaban más la atención en los países occidentales, se han vuelto más populares en los Emiratos Árabes. Recientemente en una competencia de salto de exhibición se pagaron AED 260.000  ($ 70.800) de premio, y los caballos de salto de exhibición comprados por solo $ 5.000 en Europa Oriental pueden alcanzar precios de $ 80.000 en los Emiratos Árabes si tienen un buen rendimiento.

Tradicionalmente, los millonarios de Dubái han elegido los mejores caballos del mundo en ventas en el extranjero. El Jeque Mohammed, quien también es primer ministro de los Emiratos Árabes, fue el mayor comprador en un remate de purasangres de dos años el mes pasado en la mayor casa de subastas de Europa: Tattersalls de Gran Bretaña. Compró un potro hijo de Shamardal, campeón europeo en 2004, por $ 844.000, el tercer precio más alto jamás visto en esa casa. El potro se había vendido por un décimo de ese valor cuando potrillo.

“En los Emiratos estamos acostumbrados a elegir los mejores caballos del mundo,” declaró al canal de televisión Dubái Racing el Jeque Hamdan bin Rashid Al-Maktoum, vicepresidente de Dubái y dueño de alrededor de 1.000 caballos en todo el mundo.

Pero la industria también está apoyando el desarrollo de negocios de crianza locales dentro de los Emiratos Árabes. En los Emiratos Árabes hay varios criaderos de caballos árabes pura sangre, no solo para carreras sino también para concursos de belleza de caballos, muy populares en toda la región Árabe del Golfo.

“Es muy buen negocio,” dijo Khalid Ghanem Al-Omairi, gerente general del Haras Ajmán, propiedad del príncipe heredero de Ajmán (otro de los siete Emiratos Árabes). “Tenemos alrededor de 35 yeguas aptas para cruza por año. Pero entre las 30 o 35 puede haber solo tres o cuatro buenas,” dijo Omairi, cuyo haras tiene alrededor de 80 caballos, algunos de los cuales se crían en los Estados Unidos o en Alemania.

El haras Godolphin de Dubái, que lleva algunos de sus 400 caballos en avión a Gran Bretaña en abril para participar en carreras y para escapar del calor del verano en el Golfo, lleva ganados $14,8 millones en premios este año. Eso hace un total de $ 232 millones desde 1992.

Olascoaga, el agente uruguayo, dice que planea abrir un haras de su propiedad en los Emiratos Árabes con un socio local el año próximo para criar 20 caballos de enduro.

Csaba Marton, gerente de la caballeriza del Club Ecuestre Lootah, declaró que es común para una familia en los Emiratos Árabes pagar entre DAE 10.000 y 12.000 ($2.720-$3.264) cada un par de meses por clases de equitación para cuatro personas. En su Hungría natal puede llevar diez años recuperar la inversión hecha en una escuela de equitación, agregó Marton, pero en los Emiratos Árabes solamente cinco.

En cierto modo, la economía del negocio equino en el Golfo es difícil. A diferencia de Europa, el terreno desértico significa que alrededor de 7.000 caballos en los Emiratos Árabes tendrán pocas posibilidades de pastar lo que aumenta los costos para el propietario. Se importa heno de lugares tan distantes como Canadá, junto con pienso, aperos y otros productos.

El clima cálido de los Emiratos Árabes hace que los cascos crezcan más rápido, por lo que un herrador debe cambiar las herraduras cada cinco semanas, una o dos semanas más rápido que en Europa, según declaró el herrerador Alexandro Chuette.

Los mozos de cuadra cobran solo $330 por mes en los Emiratos Árabes ya que se pueden contratar fácilmente en otros países con salarios bajos como India y Pakistán. Pero los costos de establo, pienso y almohazado van de $650 a $1,090, comparado con los $450-$970 que cuesta en Gran Bretaña, según declaran personas que están en el negocio. El costo total anual de mantener un caballo de carreras puede superar los $30.000 según estima Martina Boor, gerenta de la tienda de aperos Horseworld. Aunque los costos difícilmente cambien las costumbres de los ciudadanos ricos de los Emiratos Árabes.

Luego de hacer entrega de los trofeos en una reciente carrera de enduro, el Jeque Hamdan bin Mohammed Al-Maktoum, príncipe heredero, declaró a Reuters: “Creo que en el futuro el mundo hípico en Dubái y en los Emiratos Árabes crecerá más”. “Hay muchos propietarios que están tratando de comprar caballos ahora, y vemos aún más habitantes de la zona tratando de entrenar.”